POF_INDX_4

FASHION OF POLITICS / POLITICS OF FASHION

Cuando uno se lanza a escribir sobre moda y política, se enfrenta también a la tentación de caer en las obviedades de la etiqueta que demanda la diplomacia, o peor aún a exaltar a iconos de la política que con el tiempo se volvieron también referentes de la alta costura. Pero debe existir algo más allá de esos recursos manidos, la política ha permeado todos los aspectos de la vida y la moda no es la excepción, la normalización del consumo debe tener como consecuencia la masificación de la moda, y alguien debería llamar la atención sobre eso.

A esa tarea se ha encaminado una sobresaliente exposición del museo Design Exchange de Canadá: Politics of Fashion / Fashion of Politics (que estará en sala hasta el 25 de enero de 2015) y que llama la atención por explorar el camino en doble vía, no se trata acá solo de ver la moda en los detentadores del poder, sino de preguntarse cuál ha sido el impacto de los mismos sobre los diseñadores.

Bajo la curaduría de Jeanne Beker y Sara Nickleson, y el montaje del sobresaliente diseñador Jeremy Laing, el enfoque de la exposición es tratar el diseño de modas como un espejo en el que se refleja la sociedad, y sobre todo presentar la moda como una herramienta de comunicación, inclusive arriesgándose a sugerir que los diseñadores han usado por años sus creencias políticas como fuente de estilos exclusivamente para las personas que comparten sus ideas.

kansai-yamamoto987Como si el reto fuera poco, y tal como lo comentamos al principio de este post, las curadoras encontraron la vía de escape a los lugares comunes de la etiqueta refugiándose en la cultura pop, por lo que la colección ha incluido elementos de la colección personal de Joey Arias sobre Klaus Nomi, o un abrigo diseñado por Yohji Yamamoto que usó David Bowie y que suma a una corta exploración del diseño japonés en occidente, que desde el enfoque político de la exposición llama la atención pues en palabras de Nickleson para el diario The Globe and Mail “Su aproximación al vestir es radicalmente diferente de los ideales occidentales . Incluso hablan de la ropa de género neutro en lugar de ropa unisex”. Otras piezas que sobresalen en la exposición incluyen diseños de Alexander McQueen elaborados en lentejuelas de bronce blindadas, o las infaltables de Franco Moschino con su crítica directa al consumismo de los años 90, y un lugar especial para el trabajo de Vivienne Westwood y Malcolm McLaren, con sus diseños que dieron nacimiento a la estética punk primero en las calles y luego en las pasarelas, y en las que se encuentran los tres mundos que hacen de esta la mayor referencia en la relación moda y política que hayamos conocido: el diseño, la cultura pop y el poder (¿contrapoder?).

Por último vale la pena preguntar qué de este mundo nos pertenece, las pocas galerías de diseño locales siguen atrapadas en una lógica de elites y la imitación patética de las tendencias que ofrece el día a día son la consecuencia de la política y el diseño en un contexto poco creativo, relegados en la historia nos hemos condenado a vivir en la tediosa imitación del poder y la pobreza estética. Antes que de un museo la relación moda-política-moda en Latinoamérica parece digna de un circo.

hbz-march-2013-the-only-punk-left-collage-portrait-xln

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *