El “diseño corporativo” si, pero no así